España

Mi sorprendente teoría sobre Navarra y los kibutz

By on 28 septiembre, 2017

No sé si era porque venía de visitar Israel, pero a mí Pamplona y los pueblos que visité en Navarra, me parecieron como un kibutz.

Todo el mundo se conocía, todos se juntaban en espacios comunes, todo parecía estar bien organizado. Supongo que esto suena como una comparación muy extraña, pero creo que tiene un porqué.

Antes que nada, ¿qué es esto de los kibutz? Los kibutz son comunas agrícolas israelís; lo más parecido a algo así en España sería una aldea o pueblo, pero los kibutz tienen unas características muy particulares, e incluso jugaron un papel muy importante en la creación del estado de Israel. Aunque el funcionamiento de los kibutz ha ido cambiando con el paso del tiempo, en un principio estos se regían por una ideología socialista basada en la igualdad entre sus miembros y en compartir, según la cual la propiedad privada no existía.

En Navarra no existen los kibutz, pero sí que hay algo que me recuerda a la vida comunitaria de los israelís: las cuadrillas. Las cuadrillas son los compañeros de generación con los que creces, y son algo muy parecido a tu familia, ya que no la eliges: te toca, y ya está. Hace poco pasé unos días en casa de mis tíos, Javi e Itziar, en el pueblo de Berriozar. Cuando paseaba por Pamplona con ellos en San Fermín, Itziar me mencionaba de vez en cuando a tal o cual amigo con el que se acababa de cruzar, y a menudo era alguien a quien conocía desde la infancia. A mí, que he vivido en cinco ciudades, y que apenas conozco siquiera a mis vecinos, me parecía increíble eso de tener los mismos amigos desde los cuatro años, y sentir tal arraigo a un lugar.

Otro elemento kibutziano que se encuentra por estas tierras es el de las sociedades gastronómicas. Una sociedad gastronómica es un restaurante, con su cocina profesional y su comedor lleno de mesas largas, que un grupo de amigos o conocidos alquila para hacer cenas o comidas regularmente. Cuando digo “grupo de amigos”, esto puede ser fácilmente ciento y pico personas, y no todos tienen por qué conocerse en realidad. En algunas sociedades, la plaza se debe comprar -yo he oído hablar de plazas que cuestan tres mil euros-, y pueden heredarse de padres a hijos. Hay un pequeño comité que se reúne una vez a la semana, para comprobar que hay de todo en las neveras, que no falta bebida, y hablar de gestiones que haya que hacer para la sociedad. ¿Qué bacanales tendrán lugar en las sociedades cuando nadie pueda verles? Nunca he sido testigo de una de ellas, pero por ahora, he oído hablar de gente que hace la croqueta en el suelo en estado de embriaguez.

Pero bueno, aparte de comer, beber y salir con la cuadrilla, ¿qué hacen los navarros? ¡Pues trabajar! Porque aquí, ¡la gente tiene trabajo! Sí, sí, lo digo con un poco de cachondeo, pero me llamó mucho la atención. Entre mis amigos o conocidos, la mayoría han pasado al menos alguna temporada en el extranjero, o han tenido que mudarse a otra provincia para encontrar trabajo. Sin embargo, en Navarra tuve la impresión de que la gente en los pueblos no tiene la necesidad de irse a la ciudad, ya que incluso en los lugares pequeños hay algo de industria. De hecho, Navarra es la comunidad autónoma con menos paro de España (un 10.6% en junio de 2017), muy seguida de cerca por La Rioja, País Vasco, Baleares y Aragón (para que nos entendamos un poco, la media de paro de España está ahora en el 17%).

No solo hay trabajo en Navarra, sino que también parece haber una mayor preocupación por la ecología que en muchas otras zonas de España. En Navarra y algunos pueblos del País Vasco, existe un sistema de recogida de las basuras digno del ordenado Japón -o de Bélgica, por lo que pude ver en mi última visita allí. Recuerdo la primera vez que vi aquellos cubitos marrones colgados de una especie de perchero callejero: ¡esos cubitos eran para la basura orgánica! Al parecer, en algunas mancomunidades de Navarra se ha establecido un servicio de recogida de restos orgánicos para el compostaje, un sistema totalmente alienígena para la mayor parte de España, que coloca a esta comunidad autónoma a la cabeza del reciclado de materias orgánicas en todo el país.

Aun así, según un informe de Greenpeace del año 2015, en España no estamos como para echar cohetes en lo que a calidad ambiental se refiere. Ninguna de las comunidades autónomas obtiene una puntuación alta en el índice de calidad ambiental, ya que todas se encuentran en niveles medios o bajos. De todas formas, Navarra no sale mal parada en este ranking, con un segundo puesto después de La Rioja.

Ahora que vuelvo sobre lo que más me sorprendió de mi paso por Navarra, creo que tal vez yo viajase allí como quien viaja otro país: sorprendiéndome de algunas de sus costumbres, quedándome embobada con los bosques y montes por los que anduve, y sacando fotos hasta a los contenedores de basura. En realidad, eso me pasa cada vez que viajo por España, y es que creo que este país, a pesar de lo pequeño que es, cambia mucho de un lugar a otro. Evidentemente, no estoy diciendo nada que la gente no sepa ya. Sin embargo, en Navarra y algunos pueblos del País Vasco que pude visitar, no solo conocí formas diferentes para mí de relacionarse, o paisajes más verdes que los de mi región, sino que también escuché esas voces mudas que desde las paredes te hablan de que Navarra no es España. Me gustaría seguir endulzando este artículo con las extrañas semejanzas entre un kibutz y una cuadrilla -que sigo manteniendo, ¡eh!-, pero no puedo ocultar que después de estas comparaciones iniciales, vinieron unas cuantas reflexiones sobre las pegatinas o pintadas que veía en las calles casi a diario.

No sé si cuanto más viajo por España, menos española me siento; o mejor dicho, menos comprendo lo que es ser “española”. Sí creo que cuanto más conozco esta cosa-ente-estado-país-nación, más curiosidad tengo por conocerlo. Debe ser una sensación parecida a la que tenemos cuando descubrimos por fin lo que significa una palabra que hemos oído cientos de veces. Por ejemplo, si no hubiera sido por mi amistad con gente navarra, nunca hubiera sabido que por allí llaman a los guipuzcuanos “robasetas”, y que éstos llaman a los navarros “meaplayas”. O que los habitantes del valle de Sakana, que según un local es una especie de Mordor atrapa-nubes, son conocidos como “sakaníkolas”, y que algunos sakaníkolas llaman “esparzianas” a sus amigas de Esparza.

Pero tampoco me “caso” con ninguna ideología, ni bandera, ni símbolo; al menos no por ahora. En realidad, no sé bien cuál es mi opinión sobre muchas cosas. En el libro -que no he leído- “Habitaciones de soledad y miedo”, el autor Vicente Romero dice que “el único estado de lucidez posible es la perplejidad”. Aunque supongo que para entender esta frase mejor, habría que leerse el libro, creo que el estado de perplejidad viene especialmente bien cuando tratamos de conocer y comprender España. Imagino que así debe ser como se sientan los navarros e israelís que lean mi manera de relacionarlos entre sí: un poco perplejos.

 

 

TAGS
RELATED POSTS
2 Comments
  1. Responder

    Ana

    28 septiembre, 2017

    ¡Muy bueno el artículo, Isabel! 😊 ¡Me ha encantado y he sentido nostalgia! No soy navarra, pero he vivido allí algo más de cuatro años y creo que has reflejado muy bien la cultura de allí 😍 Sólo añadiría, para quien esté de visita y quiera probar la txistorra, que la mejor es la de Irurtzun, uno de los pueblos de Sakana. ¡Un abrazo fuerte desde Perú!😊

    • Responder

      Isabel

      29 septiembre, 2017

      ¡Hola! ¡Me alegro de que te haya gustado el artículo! Vaya, justamente hoy he comido txistorra, jeje, no sabía cuál era la mejor de Navarra, aunque seguramente mi amigo de Sakana me lo haya dicho ya (y lo he olvidado).
      Que disfrutéis Perú, ¡estoy segura de que vais a vivir experiencias super chulas!
      ¡Un abrazo!

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a mi blog y recibir los nuevos posts en tu correo.

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Descubre qué son realmente los voluntariados
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
  • Viaja por muy poco dinero
x

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Descubre qué son realmente los voluntariados
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
  • Viaja por muy poco dinero
x