Palestina Viajes

Consejos para viajeros interesados en visitar Palestina

By on 7 Julio, 2017
La reacción de la mayoría de la gente cuando les decía que iba a ir dos meses y medio a Israel y Palestina era de una mezcla de horror y sorpresa.

Yo misma había tenido siempre bastante miedo de viajar aquí, ya que cada vez que Israel o Palestina salen en televisión es para hablar de muerte y violencia. Por suerte, hace unos meses pude conocer a dos grandísimas viajeras, Carmen Teira y Marina Hernández, que me hablaron maravillas de Jerusalén y de Palestina y me animaron muchísimo a emprender este viaje, que ha resultado ser probablemente mi viaje favorito hasta la fecha. También me ayudó mucho haber conocido a varios israelís simpatiquísimos cuando estuve en Japón el año pasado, y el haber podido hablar con Audrey, una francesa que vivió en Ramala dos años y a la que entrevisté sobre su estancia en Palestina para mi blog Mujer Silvestre.

Publicidad y banderas palestinas en Belén

Mi conclusión, después de haber pasado este tiempo en Israel y Palestina, es que todo aquel que tenga curiosidad por conocer estas tierras debe hacerlo sin miedo. Esto no quiere decir que se pueda viajar aquí sin ninguna precaución: hay que tener en cuenta qué vas a decir cuando te hagan preguntas en el control de pasaportes nada más llegar a Israel, tienes que fijarte en qué cosas te llevas en la maleta al volverte a tu casa, tienes que tener cuidado si vas a una manifestación en Palestina, etc. Pero en Israel hay muchísimos turistas, y en Palestina viven muchos extranjeros y cientos de miles de israelís, así que viajar por ambos lugares no es peligroso.

Periodista en Ramala

Así que, con este post quiero no solo animar a los indecisos a que vayan a conocer Palestina, sino informarles de algunas cosillas que deberían saber antes de emprender su viaje.

 

Cómo entrar en Palestina desde Israel y Jordania

Hay dos maneras de entrar en Palestina: desde Israel o desde Jordania. Si vuelas primero a Israel, lo más probable es que entres en Palestina desde Jerusalén Oriental, tomando un autobús a Belén o Ramala. Si vas a Palestina desde Jordania, seguramente llegarás allí cruzando el Puente Allenby, que conecta con Jericó, muy cerca del Mar Muerto.

Llegada a Israel: Tel Aviv o Eilat

Si vas a entrar a Palestina desde Israel, lo harás desde el aeropuerto Ben Gurion en Tel Aviv, o desde el aeropuerto de Eilat, en el sur del país. En Ben Gurion no te sellarán el pasaporte al llegar, sino que te darán una pequeña tarjetita azul que debes guardar durante todo tu viaje por Israel y Palestina.

Si entras en Israel desde Eilat, es probable que sí sellen tu pasaporte, por lo que merece la pena tener esto en cuenta si tienes pensado viajar a algún país que no permita la entrada a turistas que han estado en Israel -como Líbano, por ejemplo.

Hay muchas compañías aéreas que vuelan desde Europa a Israel, pero es recomendable que NO vueles con una compañía israelí (aquí tienes una lista de las aerolíneas israelís). Al parecer, agentes israelís comienzan a registrarte e interrogarte incluso en el aeropuerto de origen, lo cual no creo que sea muy agradable.

Yo perdí la cuenta de todos los falafel wraps que me comí…

Control fronterizo en Ben Gurion, Tel Aviv

Antes de volar a Israel, mi miedo número uno no era el terrorismo, no, para nada. Lo que más miedo me daba eran los policías que iban a interrogarme nada más llegar al país. Por suerte, no me preguntaron si iba a visitar Cisjordania (West Bank en inglés), ni si iba a hacer voluntariados, ni nada por el estilo.

Esto es lo que me preguntaron a mí en el control de pasaportes:

¿Qué vas a hacer en Israel?

¿Cuánto tiempo vas a quedarte?

¿Dónde vas a alojarte?

¿Conoces a alguien aquí?

Debido a mi paranoia pre-viaje, yo pensaba que iban a mirarme el móvil, los emails e incluso qué libros llevaba en el kindle. Nada de eso sucedió. Ni siquiera me pidieron ver el billete de salida de Israel, ni registraron mi mochila al llegar. Como tenía varios contactos israelís, enseñé al policía los nombres y el teléfono de mis amigos, pero no hizo falta mostrar su dirección. ¡Y ya está!

Cuando salgas de Israel te preguntarán sobre tu viaje y revisarán la mochila de arriba a abajo. Yo tuve la suerte de salir de Israel desde una terminal más pequeña de Ben Gurion, y no sé si sería por eso, pero apenas me preguntaron nada. Esto es lo que me preguntaron antes de hacer el check-in a la vuelta:

¿Has hecho tú misma la mochila? ¿La has dejado sin supervisar en algún momento?

¿Dónde te has quedado durante tu viaje? (Cuando me preguntaron esto no mencioné haber estado en Palestina, y tampoco me preguntaron si había ido allí)

¿Has conocido a alguien durante tu viaje?

¿Sigues en contacto con esas personas?

¿Alguien te ha regalado algo durante tu viaje?

Entrada a Palestina desde Jerusalén Oriental

Jerusalén Oriental, muy cerca de la estación de autobuses que se encuentra frente a la Puerta de Damasco

En Jerusalén Oriental hay dos estaciones de autobuses:

  • la estación de autobuses frente a la Puerta de Damasco: para ir a Belén y otros lugares de Palestina.
  • la estación de autobuses frente a la Tumba del Jardín -Garden Tomb en inglés-, que se encuentra a cinco minutos de la anterior: para ir a Ramala, con el autobús 218, que es directo. El billete cuesta 7 shekels (algo menos de dos euros), y el viaje dura entre 50 minutos y una hora dependiendo del tráfico. Si ves que no hay autobuses directos, no pasa nada; puedes tomar cualquier autobús urbano que te lleve al checkpoint de Qalandiya, cruzarlo a pie -nadie te pedirá que le enseñes el pasaporte-, y tomar un “servees” o furgoneta amarilla al otro lado que te lleve a la ciudad.

Para ir de Jerusalén Oriental a Palestina debes llevar tu pasaporte, evidentemente, pero nadie te lo va a sellar. Es más, a mí nunca me han mirado el pasaporte al entrar a Palestina desde Israel, pero sí al volver a Israel desde Palestina.

Cuando vayas de Palestina a Israel, puede que pasen dos cosas: que un vigilante de seguridad del checkpoint suba al autobús y mire tu pasaporte, o que tengas que bajar y cruzar el checkpoint andando, aunque esto solo me ha pasado a mí cuando he ido a través del de Qalandiya. Si debes bajarte, llévate contigo tu equipaje.

Entrada a Palestina desde Jordania:

Durante mi viaje por Israel y Palestina no llegué a cruzar la frontera con Jordania, pero parece ser que para hacerlo hay que ir con bastante tiempo de antelación y paciencia. Normalmente se cruza a través del Puente de Allenby, que conecta con la ciudad de Jericó, y el cruce suele conllevar varias horas de espera e interrogatorio por parte de la seguridad israelí. Puedes leer este artículo de Sara y JAAC de Salta Conmigo sobre su experiencia cruzando esta frontera. Hablando con gente que ha pasado por aquí, he oído que los policías o soldados pueden pedirte que les enseñes tus conversaciones de Whatsapp, Facebook, tus emails y tus fotos, así que tenlo en cuenta por si acaso.

No he encontrado ningún blog en español que explique al detalle cómo cruzar de Jordania a Palestina, pero en este pdf del Consulado General de los Estados Unidos en Jerusalén informan sobre horarios, visados y precios.

 

¿Es seguro visitar Palestina?

Cartel a la entrada de un pueblo de la zona A, controlada por la Autoridad Palestina

A ver. Evidentemente, la situación política en Palestina es lo suficientemente “particular” -por llamarla de alguna manera- como para que haya que tener en cuenta ciertas precauciones antes de venir aquí.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación explica perfectamente en este artículo algunas de las recomendaciones que deben seguirse si se desea visitar Palestina. A mí, personalmente, solo de leerlo se me quitan las ganas de viajar por aquí, pero supongo que no viene mal tener en cuenta sus consejos.

Me gustaría destacar que yo he hecho algunas de las cosas que el Ministerio aconseja no hacer, como por ejemplo: subir en un autobús urbano que cruce Jerusalén Oriental -lo cual es imprescindible si quieres ir a Ramala, a menos que vayas con un tour-, y visitar el Monte de los Olivos.

Lo que yo aconsejaría es principalmente evitar o tener mucho cuidado con las manifestaciones y protestas. Estas suelen tener lugar los viernes después del rezo, que suele terminar entre la una y las dos de la tarde. Según en qué población palestina te encuentres, la protesta -si es que la hay-, será en un checkpoint o en una de las calles principales. Lo más peligroso que te puede suceder es que los soldados israelís te lancen balas recubiertas de goma -que son durísimas-; que éstos comiencen a disparar balas de verdad y te hieran; que te entre gas lacrimógeno en los ojos; que un palestino te tire una piedra -aunque estas van dirigidas a los soldados y los checkpoints-; o que te detenga un soldado.

Una zona de Jerusalén que puede ser conflictiva es la de la Puerta de Damasco. Aquí es donde han tenido lugar bastantes ataques por parte de palestinos contra los soldados israelís, con cuchillos o tijeras. Es muy raro que un palestino ataque a un extranjero, aunque en abril murió una turista británica después de ser acuchillada por un hombre palestino, que al parecer estaba desequilibrado mentalmente.

En cuanto al riesgo de atentados terroristas en Palestina, no sabría muy bien qué recomendar. En mi opinión, es más probable que un atentado tenga lugar en Israel que en territorio palestino, a menos que el objetivo de los terroristas sea un asentamiento judío dentro de Palestina.

Lo único que puedo decir sobre este complicado tema es que en los dos meses y medio que estuve en Israel y Palestina, me sentí igualmente segura en los dos sitios, y que lo que sí me dio un cierto mal rollo fueron mis breves encuentros con soldados en los checkpoints.

 

Alojamiento en Palestina

En los últimos años ha empezado a haber cada vez más hostales en Palestina. Algunos son estupendos; otros dejan bastante que desear.

Ramala

La mezquita de Ramala, vista desde el hostal Area D

Aquí hay dos hostales principales. Yo me quedé en Hostel Area D, y quedé enamorada del lugar. No solo es un hostal con unas vistas de la mezquita y el mercado impresionantes, y una decoración estilosa, sino que los empleados me adoptaron como una amiga más. Las camas en los dormitorios compartidos suelen costar 70 shekels (unos 18 euros).

El otro hostal es Hostel in Ramallah, que parece estar bastante bien, y es más barato -una cama en un dormitorio cuesta 55 shekels (unos 13 euros). Tiene una terraza y un bar, y suele haber unos cuantos voluntarios de Workaway de diferentes países.

Hebrón

Preciosas vistas de Hebrón

Por el momento aquí solo hay un hostal, que se llama Hostel in Hebron. Su dueño es Ghassan, que tiene solo 21 años y es un poco desorganizado. Las camas más baratas salen por 70 shekels. En este hostal también suele haber voluntarios de Workaway.

Jericó

En Jericó me alojé en Auberginn Guesthouse, que es una preciosidad de hostal. Tiene un jardín enorme con burros y gallinas, piscina e incluye un desayuno exquisito. Las camas en el dormitorio compartido cuestan la friolera de 120 shekels (30 euros), pero si reservas desde su página web y dices que acabas de quedarte en Hostel Area D -en Ramala-, te hacen un descuento del 50% y te las dejan por 60 shekels.

No me alojé en ninguna otra ciudad palestina, pero tanto en Belén como en Nablús puedes encontrar varios hostales. Si te apetece gastarte algo más de dinero, puedes alojarte en el hotel Walled Off Hotel de Belén, creado por el artista Banksy, que tiene unas preciosas vistas del muro.

Si te interesa alojarte en casa de una familia, la Association d’Échanges Culturelles Hebron France organiza estancias con familias que hablan inglés y francés. El precio por noche es de 150 shekels, e incluye desayuno y comida. Puedes mandarles un email a su dirección de contacto.

Esta es la encantadora familia palestina que me presentó mi anfitrión israelí de Workaway, y el plato que comimos se llama maklooba

Couchsurfing

Hay bastantes anfitriones palestinos en Couchsurfing -hombres en su mayoría-, aunque yo no me alojé en casa de nadie mientras estuve en Palestina. De todas formas, en Ramala pude conocer a Muhammad, un hombre de 33 años que trabaja en el Hostel Area D y que acoge gente de Couchsurfing en su casa, junto con su mujer y sus dos hijos pequeños. Muhammad es muy extrovertido y educado, y si quieres hablar con un palestino de política, ¡este es tu hombre!

 

Transporte

Viajar por Palestina es relativamente fácil. Para ir de una ciudad a otra se suelen emplear las furgonetas amarillas o “servees”, que no son demasiado caras. Por ejemplo, un viaje de Ramala a Hebrón en “servees” cuesta 26 shekels (seis euros), y tarda una hora y media en llegar.

Si quieres viajar un viernes, debes tener en cuenta que este es el día festivo para los musulmanes -para los judíos es el sábado-, y que habrá menos transporte público y los “servees” dejarán de circular aproximadamente a partir de las cinco de la tarde. Un pequeño inconveniente de este tipo de transporte es que el “servees” solo se pone en marcha cuando está lleno… Así que a veces puede que tengas que esperar un rato.

Algunas poblaciones -por ejemplo las cercanas al Mar Muerto, o todos o la mayoría de los asentamientos israelís- están conectadas con Israel mediante autobuses israelís como los de la compañía Egged, para transportar a los colonos que viven allí, y en algunas ocasiones se pueden ver incluso carreteras que son solo para israelís. Este es uno de los motivos por los que me resulta algo paradójico que los israelís digan que es peligroso ir a Palestina, ya que aquí viven aproximadamente medio millón de israelís en colonias consideradas ilegales según la comunidad internacional.

Finalmente, debes tener en cuenta que debido a los checkpoints y al “muro de separación” que en muchas ocasiones divide tierras y poblaciones palestinas, los viajes pueden ser más largos de lo que deberían.

Tours por Palestina

Si quieres visitar algunas ciudades de Palestina pero prefieres hacerlo con un tour, todos los hostales y hoteles ofrecen este tipo de servicios, aunque suelen ser bastante caros. Por ejemplo, un tour de un día en Hebrón saliendo de Ramala, puede costar 200 shekels (unos 50 euros), lo cual a mí me parece carísimo. Pero entiendo que si no tienes tiempo o no quieres viajar solo, puede ser una buena opción.

En mi opinión, los tours realmente imprescindibles son los que organizan algunas ONGs. Por una parte, tienen precios muy razonables, y por otra parte son esenciales para conocer mejor la ocupación israelí.

Tour de Hebrón con Breaking the Silence

Nuestro guía de Breaking the Silence, explicando un cartel propagandístico en Hebrón

Esta ONG israelí recoge los testimonios de unos 2.000 soldados israelís, que cuentan sus experiencias realizando el servicio militar. Por si no lo sabías, los hombres israelís deben hacer el servicio militar durante tres años, y las mujeres durante dos años, en cuanto cumplen los 18.

Esta ONG es duramente criticada por la derecha israelí, quien les acusa de criminalizar a sus soldados. Según uno de los guías de este tour, el ejército es algo sagrado en Israel, y no está bien visto decir nada negativo sobre él en público. En todo caso, merece la pena leer o ver algunos de los testimonios de los soldados que cuelgan en su página web, o leer Our Harsh Logic, el libro que han publicado recientemente.

El tour cuesta 50 shekels (unos 12 euros), comienza y termina en Tel Aviv -y no recogen a nadie en ninguna otra ciudad-, y dura unas seis horas. El guía comienza a explicar la historia de Hebrón desde el momento en el que te subes al autobús. La primera parada es en el asentamiento Kyriat Arba, concretamente en el lugar en el que está enterrado Baruch Goldstein, el hombre que en 1994  asesinó a 29 musulmanes en la mezquita de Ibrahim en Hebrón. El tour continúa por la zona H2 de Hebrón, que es donde viven entre 500 y 850 colonos judíos, junto a unos 30.000 palestinos.

Este es un tour muy, muy, muy interesante, con el que aprenderás sobre la estrecha y peliaguda relación entre el ejército y los colonos, y sobre cómo es ser soldado en Hebrón, entre muchas otras cosas. Como está muy solicitado y además no hacen demasiados tours, hay que reservar a través de su página web con semanas de antelación.

Tour de Palestina Central con Machsom Watch

Este es el “agricultural pass” que visitamos con Machsom Watch

Machsom Watch es una ONG israelí creada por un grupo de mujeres hace unos 17 años, que se encarga de supervisar checkpoints -“machsom” es checkpoint en hebreo-, para asegurarse de que no se cometen abusos hacia los palestinos.

Cuesta 50 shekels, comienza y termina en Tel Aviv, y dura unas siete horas. Con este tour podrás conocer las diferentes maneras con las que se separa y controla a la población palestina: mediante checkpoints, muros, vallas, carreteras por las que solo pueden circular israelís, y “agricultural passes” o vallas que controlan la entrada a zonas cultivadas. Debes reservar una plaza a través de su página web.

Si deseas ver un checkpoint en su apogeo, puedes contactar con la ONG para acompañarles en una de sus visitas al checkpoint de Qalandiya a las 5:30 de la mañana. Yo fui un día a esa hora con dos voluntarias de la ONG, y aunque hacia las 5:20 había una gran cola de hombres esperando a cruzar el checkpoint, en seguida empezó a haber menos gente. Aun así, fue muy interesante poder hablar con las voluntarias y preguntarles por la ocupación.

Tour cercano a Belén con Combatants for Peace

Este es un tour al que, desgraciadamente, no pude acudir, pero que tiene muy buena pinta. Combatants for Peace está formada por palestinos e israelís que desean terminar con la violencia entre ambos bandos. En su página web recogen testimonios de sus diferentes participantes, en los que hablan sobre cómo sus vidas se han visto afectadas por este conflicto. El tour cuesta 50 shekels, y al parecer plantea la cuestión de hasta qué punto el muro de separación aporta seguridad. Debes reservar una plaza a través de su página web.

Green Olive Tours

Esta empresa, en la que trabajan tanto israelís como palestinos, organiza tours de un día o de varios días por Jerusalén, Tel Aviv y varias ciudades y regiones de Palestina. Sus tours son muy variados y tienen una pinta excelente, pero son mucho más caros que los que ofrecen las ONGs.

 

Voluntariados en Palestina

En Palestina puedes hacer voluntariados en unos cuantos hostales a través de Workaway, además de en varias ONGs o negocios particulares. A través de Worldpackers WWOOF también puedes encontrar unos pocos voluntariados en Palestina.

Checkpoint en Hebrón

Evidentemente, en un lugar como este hay muchísimas ONGs con las que puedes colaborar como voluntario. Puedes consultar esta conversación en Trip Advisor sobre voluntariados en Palestina, o la página web de la ONG International Solidarity Movement. ISM se encuentra en estos momentos en Hebrón, y uno de los trabajos principales que realizarías para ellos sería el de vigilar checkpoints, aunque no sería el único ni mucho menos.

La ONG Youth Against Settlements también te permite colaborar con ellos enseñando inglés a niñas en Hebrón, entre otras muchas labores.

 

¿Es complicado viajar sola por Palestina si eres mujer?

Si eres mujer y viajas por aquí, no es necesario cubrirte la cabeza con un pañuelo. Lo que sí es recomendable es llevar pantalones largos y evitar ropa ajustada o camisetas de tirantes. En una ciudad como Ramala o Belén probablemente nadie te diría nada, pero en ciudades más conservadoras como Hebrón debes cubrirte más y ponerte camisetas de manga larga.

Los extranjeros en general llaman bastante la atención en Palestina, y la gente suele saludar en inglés a los turistas o hacerles preguntas. Supongo que las mujeres extranjeras destacan más todavía que los hombres, pero en general esto no significa que debas tener más cuidado de lo normal. Eso sí, yo recomendaría no salir sola por la noche, y si en alguna ocasión notas que un desconocido se te acerca de manera especialmente insistente, mándalo a freír espárragos sin piedad.

En una ocasión tuve un pequeño incidente en Ramala. Se me acercó un chico que iba en bici, y en lugar de hablarme simplemente o preguntarme algo, me cerró el paso con su bici y me dio la mano bruscamente. Yo seguí andando, y él me esperó al final de la calle para seguir preguntándome chorradas, hasta que de repente se me acercó aún más y me tocó el cuello -parecía que iba a darme un abrazo o algo así. Yo le pregunté qué hacía, y le dije que no le conocía. Él pareció sorprenderse bastante, y a continuación se fue de allí pitando.

 

Libros sobre Palestina e Israel

Sobre el “hebreo de checkpoint” en el cómic “Crónicas de Jerusalén”

Este es un punto que me gustaría resaltar mucho, mucho: no puedes ir a Palestina sin tener una mínima idea de la situación política y humanitaria que hay aquí y en Israel.

Bajo mi punto de vista, es casi ofensivo llegar a un lugar como este sin haberse molestado en aprender un poco sobre ciertos temas: fechas importantes en la historia reciente de Palestina, qué son las zonas A, B y C, qué son los asentamientos, qué son los Acuerdos de Oslo, por dónde pasa el muro de separación, o por qué Jerusalén es una ciudad tan polémica. Lo ideal sería, además, conocer el punto de vista de las dos partes, y no solo de una de ellas.

Para tener una idea general, puedes leer el interesantísimo cómic Crónicas de Jerusalén, de Guy Delisle.

Si quieres profundizar un poco en el tema, recomiendo el libro The case for Israel, de Alan Dershowitz, y Ten myths about Israel, de Ilan Pappe. Para que nos entendamos: el primero cubre el punto de vista israelí, y el segundo el punto de vista palestino, aunque los dos autores son israelís. Ambos libros tienen una estructura parecida; los dos se dividen en capítulos dedicados a distintas ideas preconcebidas sobre el conflicto, para a continuación refutarlas con argumentos en contra.

Ahora mismo estoy leyendo un libro llamado The only language they understand”, de Nathan Thrall, que me está encantando. El autor propone lo siguiente: el único incentivo que han tenido Palestina e Israel para hacer concesiones ha sido siempre la fuerza, ya sea a través de las Intifadas por parte de los palestinos, o de la presión internacional a Israel por parte de los Estados Unidos o de países árabes. Thrall explica todo de maravilla, y además me parece bastante imparcial.

En español puedes leer algunos otros libros de Ilan Pappe, como La limpieza étnica de Palestina, o el más antiguo “Oh, Jerusalén”, de Dominique Lapierre y Larry Collins. El primero trata sobre la limpieza étnica que los sionistas llevaron a cabo en Palestina entre 1947 y 1948, y el segundo habla sobre la creación del estado de Israel y la guerra de 1967.

Otra cosa que puedes hacer es acudir a la maravillosa Educational Bookshop en Jerusalén Oriental, muy cerca de La Puerta de Herodes y Damasco, y comprar algún libro sobre el conflicto -pero ten en cuenta que los libros que venden aquí apoyan más bien la causa palestina. Aquí también puedes encontrar postales, pegatinas, marcadores de libros, guías de viajes y libros de recetas palestinas. Los dueños hablan inglés perfectamente, y su hijo Ahmed, que estudió y trabajó en Inglaterra unos cuantos años, es muy simpático.

 

Una amiga me dijo antes de volar a Tel Aviv, que este viaje me iba a cambiar la vida. La verdad es que no sé si era una exageración, pero de lo que sí estoy segura es que ha sido una experiencia realmente increíble e inolvidable.

En Palestina he vivido emociones que no creo haber sentido en ningún otro viaje, y he conocido a personas maravillosas, tanto palestinas como de otros países.

Así que, si estás dudando entre ir o no a Palestina, yo te animo a que lo hagas en cuanto puedas. No te arrepentirás.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a mi blog y recibir los nuevos posts en tu correo.

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Viaja por poco dinero
  • Sumérgete en otras culturas
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
x

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Viaja por poco dinero
  • Sumérgete en otras culturas
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
x