Reino Unido

Yo también sobreviví a Inglaterra

By on 11 Abril, 2017

En algún lugar leí que no hay nada más deprimente que un domingo en Inglaterra. No recuerdo quién lo dijo, pero qué razón tenía.

Inglaterra es el lugar, después de España, en el que más tiempo he vivido y al que más veces he viajado. La culpa inicial la tienen mis padres, que nos llevaron a mis hermanos y a mí a un colegio británico en Valencia (en realidad se lo agradezco mucho), y desde entonces he estado ligada al idioma y cultura inglés sin proponérmelo.

¿Quién no ha tenido una cocina así en Inglaterra, con suelo cutre y puertas endebles incluidos?

Cuando terminé la carrera de Traducción me mudé a Plymouth para cursar el PGCE, y tras acabarlo conseguí un trabajo como profesora de francés y español en un instituto a las afueras de Brighton. Todavía me pregunto cómo sucedió todo, ya que yo con lo que soñaba mientras iba a la universidad era con ser auxiliar de conversación en Francia y vivir la buena vida, no con acostarme a las tantas cada día corrigiendo deberes.

Mercadillo de segunda mano en Shrewsbury, cerca de Birmingham (Te doy un premio si sabes pronunciar Shrewsbury)

Pero yo sobreviví a Inglaterra, y aunque no quiero decir que Inglaterra fuera la Guerra Civil o el sida, hay algo en la cultura de este país que me hacía resistir más que vivir. El origen de esta resistencia creo que estaba en la aspereza que yo sentía en muchos de los aspectos de la vida cotidiana allí.

No quiero decir que la gente fuera antipática, todo lo contrario. Lo áspero era el modo de vida, las costumbres, la desigualdad, el estilo de vestir a veces hortera y tosco, la soledad, el mal tiempo. Inglaterra no es un lugar acogedor en el que puedes relajarte y expandirte y hacer que tus sentidos disfruten a lo loco, ni fundirte con la gente ni perderte por sus calles ni olvidarte de los horarios.

Carteles de pubs en Egham, cerca de Windsor

No. En Inglaterra la vida se acaba a las cuatro de la tarde. En Inglaterra los niños abandonan la infancia a los once años, a los doce las niñas van al instituto maquilladas y con bolso en vez de mochila, y a los trece ya empiezan a hablar de quién se ha acostado con quién.

Fry-days! Poético nombre para este local de fritangas en Shrewsbury

Inglaterra me parece un lugar que no está hecho para las personas. No hay sol. Abundan los locales de comida rápida, donde puedes adquirir una gran variedad de fritangas rebozadas. Los sándwiches para llevar y las patatas fritas de sabores infernales son el pan de cada día. Los niños no pueden ser niños durante mucho tiempo. Las casas están separadas de los comercios y restaurantes, para que te aísles en esas calles que parecen cementerios. Cuando te quieres dar cuenta ya es de noche, todo está cerrado y las calles están desiertas. La gente no sabe ligar a menos que se emborrache. El sentido del humor británico es tan endemoniadamente inteligente y retorcido, que yo, como simple española que soy, no siempre consigo pillar.

Barrio de casas y poco más en Plymouth

Pero -y este es un pero bastante grande-, miles de personas de todo el mundo emigran a Inglaterra y al Reino Unido en general, para buscar trabajo. Se calcula, de hecho, que en todo el Reino Unido residen unos 200.000 españoles. Realmente, aquí hacen muchas cosas bien. Son súper profesionales y organizados. Tienen unas tartas increíbles. Su Sunday roast está buenísimo. Los jóvenes se independizan a los dieciocho años -y también se endeudan con los student loans, que tardarán años en devolver. La moda y música inglesas están siempre a la última. Sus trenes y autobuses son comodísimos. Adoro sus pubs acogedores y antiguos. El campo es precioso. Cuando sale el sol, todo el mundo -incluido tú-, se vuelve absolutamente loco. ¡Viva la vida, vamos a comprar cervezas y una barbacoa desechable y vamos a hacer hamburguesas en el jardín, se hizo la luz!

Los jardines del Royal Pavilion en Brighton

Lo que pasa, simplemente, es que Inglaterra no es para mí. Y cuando digo Inglaterra, por cierto, me refiero también al Reino Unido. Pero como decía al principio, siempre he tenido algún tipo de relación con este país, y ahora más todavía. ¿Quién me iba a decir que iba a vivir allí tres años, y que mis dos hermanos estudiarían allí? Y, sobre todo, ¿quién iba a imaginar que acabaría teniendo una sobrina medio inglesa?

Playa con piedrecitas en Brighton

 

 

 

 

TAGS
1 Comment
  1. Responder

    Isabel

    15 Abril, 2017

    Compartí este artículo en el grupo de Facebook de Españoles en Brighton, y me gustaría dejar aquí algunas de las razones por las que a muchos españoles SÍ les gusta Inglaterra, para poder comparar puntos de vista y reflexionar sobre este tema:

    Me gusta la tolerancia que hay en Brighton (aunque no en otras partes de UK), aunque me gustaría más que en vez de tolerancia fuera integración.
    Me gusta que el ser reservado o independiente esté bien visto, mientras que en España o eres alguien social o un bicho raro.
    Me gusta la comida, la multiculturalidad que tiene, no sólo reflejada en la variedad que puedes encontrar, sino en que cada receta es en sí multicultural de serie.
    Me gusta el clima 🙂 Lo siento, odio el calorazo.
    Me gusta todo el rollo de la educación y el respeto. Me gusta poder ir vestido como un mamarracho y que nadie me diga nada porque saben que nada tienen que decir. Y que no te juzguen por las pintas. Puedo ir como me de la gana a tomarme el té al Claridges y el trato es esquixito.
    Me gusta salir de noche y encontrarme gente de todas las edades (en Spain ya te miran raro en depende que ambientes Joder!)
    Me gusta que valoren lo que hago y de paso me lo agradezcan al finalizar mi jornada.
    Me gusta la flexibilidad con la que puedo pillar vacaciones.
    Me gusta que respeten lo excéntrico.
    Me gusta que en vez de toros tengan los proms.
    Me gusta el sentido del humor Inglés.

    El que viva en el norte de España tiene un clima similar. La gente es muchísimo más respetuosa y en todos los países hay niñas de 13 años maquilladas queriendo parecer más jóvenes, locos por la cerveza en días de sol y fritangas everywhere…creo que se ha generalizado bastante esta experiencia y se le ha dado un tinte bastante pesimista.

    Mis cocinas en Granada cuando estudiaba eran, si no primas hermanas, iguales

    El tiempo, la comida frita y rapida, las modas, etc. es algo que no esta solo en UK; sino mas bien resto del mundo quitando a los paises culturamente similares a nosotros. Lo digo porque, despues de haber vivid en Belgica, veo que todo lo que decias alli se veia reflejado. Y seria lo mismo en Noruega. Pero es ahi cuando, al vivir en varios paises yo veo que me encanta Inglaterra! Mucho mejor humor que otros, amor al buen gusto y los Fri-Yays y al cerveceo entre amigos al sol.

    La verdad es que a mi me encanta Inglaterra. Los aspectos por los que más se queja la gente, comida, clima, etc para mi son secundarios. Los ingleses pueden ser más o menos sosos pero son respetuosos y de cualquier forma, aquí hay tantas nacionalidades que puedes hacer amistad con personas con las que tengas una mayor conexión. Inglaterra es un país donde se puede prosperar, donde nadie crítica tu forma de pensar o vestir. Lo de la cocina cutre de la foto pues si, las he vivido, pero también he vivido otras mucho mejores pagando un alquiler más alto. Como? Con un mejor trabajo. Hay mucha gente que odia este país, que llegó sin hablar bien inglés ( como yo) pero se quedo ahí, medio estancada, en trabajos regulares y mal pagados. En esas condiciones en cualquier país se está mal. Aquí hay bueno y malo, por supuesto, pero en España también, si no no vendríamos tantos, muchos de los cuales nos quedamos aquí por miles de razones positivas.

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Sígueme en Twitter