Malasia Viajar

Qué comer en Kuala Lumpur

By on 3 Diciembre, 2016

img_1935

¿Qué hice la semana que pasé en Kuala Lumpur? A ver, déjame pensar. Aparte de cotillear el perfil de Facebook de varios malayos , me pasé la mayor parte del tiempo comiendo. En mis ratos libres investigaba blogs de comida y artículos de la revista online Time Out Kuala Lumpur y el resto del tiempo lo dedicaba a ir de un sitio a otro probando platos nuevos.

img_1919

Pescadería en el mercado de Chinatown

Kuala Lumpur es algo así como la meca de los comidistas, y recomiendo a cualquiera interesado en gastronomía que venga a esta interesantísima ciudad a darse un homenaje. Aquí no solo encontrarás comida deliciosa de influencias hindúes, chinas, malayas o indonesias, sino que podrás disfrutarla sin gastar demasiado dinero.

img_1786

Desayuno hindú en un restaurante en frente de Central Market

Esta pequeña guía de Qué comer en Kuala Lumpur es solo la punta del iceberg de la gran enciclopedia que se podría escribir sobre la comida en la capital malaya. Recomiendo encarecidamente que visites los barrios que menciono -especialmente el de Pudu, que es como una mina de oro en lo que a restaurantes y comida callejera se refiere-, que no dejes de probar el Nasi Lemak y que sencillamente te dejes llevar por los colores y olores especiados de la deliciosa gastronomía de la ciudad y degustes platos nuevos sin miedo.

 

Jalan Alor: los puestos de comida más turísticos

Los locales en realidad no tienen muy buena opinión de esta calle. Leon, el dueño de mi maravilloso hostal, me comentó que hace unos años los que regentaban los restaurantes empezaron a cansarse de tener que pagar a las mafias por tener sus puestos, y los vendieron a extranjeros. Desde entonces la calidad de los ingredientes comenzó a bajar y los precios a subir.

Aun así, yo recomiendo probar un delicioso plato de curry mee de un pequeño puesto que se encuentra en la esquina superior de la calle. Este plato era un poco picante, y llevaba tofu esponjoso, pequeños mejillones y pollo. De postre no hay que perderse el riquísimo helado de coco de Sangkaya, que puedes combinar con una gran variedad de toppings -¡incluso con maíz!

Metro: estación Bukit Bingtang, línea KL Monorail.

 

Kampung Baru: en busca de Nasi Lemak

img_1819

Ésta es una zona muy interesante. Se trata de un barrio de casas bajas tradicionales desde el que puedes ver en todo momento los edificios grotescos de la ciudad a lo lejos, y también las Torres Petronas. La calle más animada, al menos durante el día, es Raja Muda Musa. Es mejor acudir a este barrio al atardecer y especialmente los sábados, aunque yo fui a la hora de comer entre semana (osea, no acerté).

img_1816

Nasi Lemak (atención, éste NO es el de Angtarabangsa)

El motivo por el que vine fue para probar el famoso plato Nasi Lemak, que consiste en arroz cocinado en leche de coco, junto con pollo frito en aceite de coco, o sepia con sambal -una salsa hecha con chiles-, anchoas saladas secas, cacahuetes y rodajas de pepino.  Está buenísimo. El mejor restaurante para probarlo es Nasi Lemak Angtarabangsa, que abre de 18:00 a 5:00.

img_1925

Nasi Lemak que probé en Pudu, mucho más consistente

Según un chivatazo que recibí en mi hostal, el mejor Nasi Lemak está en realidad a media hora de la ciudad, en Putrajaya, pero desgraciadamente yo no tuve tiempo de visitar este lugar.

Metro: estación Kampung Baru, línea Kalana Jaya Line.

 

Pudu: el barrio de restaurantes por excelencia

img_1861

Restaurante Sin Hiap Kee

Pudu es un barrio llenísimo de restaurantes y tiendas donde no encontrarás ni un solo turista. Aquí vine en dos ocasiones. La primera, para desayunar en el Pudu Integrated Commercial Complex o ICC, y la segunda para cenar en una calle con puestos de comida.

img_1829

Hainan tea y tostadas en Ah Weng Koh Hainan Tea

El ICC es un edificio que ha abierto este año para trasladar los puestos callejeros del que anteriormente era el mercado Imbi, que tenía mucho más carácter y autenticidad que el actual centro comercial. En el ICC lo mejor es desayunar un Hainan tea con tostadas (pide la “flat toast” en lugar de la que parece un bollo) en Ah Weng Koh Hainan Tea, que está nada más entrar a la derecha. Yo me quedé plantada junto a las mesas, mirando dónde tenía que pedir el té, y una mujer vino a mí directamente y me atendió. El té es muy dulce y está mezclado con algo de café. Las tostadas están en su punto, y vienen con mermelada y trozos enormes de mantequilla.

img_1837

La dueña de Sister’s Crispy Popiah en acción

Después fui al puesto Sister’s Crispy Popiah para probar una especie de rollito de primavera que no está frito, sino que se hace más o menos como si fuera un crepe. El popiah está relleno de cacahuetes picados, pepino y una salsa más bien dulce. Muy rico.

img_1834

Sopa de pollo y jengibre

Lo último que probé antes de salir rodando de allí fue un plato de noodles con pollo y jengibre, o ginger chicken kolo mee noodles. El caldo era delicado y muy bueno, pero tal vez demasiado ligero para mi gusto, así que recomendaría en su lugar probar algún plato de curry.

img_1860

Curry de pescado en Sin Hiap Kee

Si llegas a Pudu sobre las doce del mediodía puedes probar un curry de pescado de estilo hindú en el restaurante Sin Hiap Kee. Aparte del curry en sí puedes probar diferentes platos, como pollo frito o sepia con sambal. La comida es más cara que en cualquier otro restaurante corriente, pero tiene muy buena fama. Otra opción si prefieres carne en lugar de pescado es el restaurante legendario Sek Yuen, que lleva en funcionamiento desde 1948. Su plato más famoso es el pato asado.

img_1889

Por la noche es cuando aparecen los puestos de comida callejeros en Pudu.

Yo probé un plato de piel de cerdo (sí, piel de cerdo) con noodles, semillas de sésamo y salsa de curry que no estaba mal. La piel de cerdo parecía más bien tofu.

img_1877

Noodles con piel de cerdo

También comí noodles con cerdo y noodles con tofu. Puedes encontrar la zona de comida callejera en la calle Jalan Sayur, que cruza con Jalan Pudu. Esta zona es conocida como Wai Sek Kai, y los puestos abren todas las tardes a partir de las 18:00.

img_1892

Comida callejera en Pudu

Metro: estación Pudu, con las líneas Ampang Line o Sri Petaling Line.

Sarang Cookery: mi restaurante favorito y sus clases de cocina

img_1950

Cuando llegué a Kuala Lumpur casi me volví loca buscando clases de cocina a precios que me pudiera permitir. La página web With Locals ofrece tanto tours para probar comida callejera como clases de cocina en casas particulares, pero si viajas sola y no puedes formar un grupo los precios son muy altos -¡rondaban los 60 euros!

img_1820

Plato de Nasi Goreng Kerabu: arroz frito con coco y hierbas aromáticas

Por suerte, los dueños de mi hostal me trajeron una noche a un maravilloso y sencillo restaurante llamado Sarang Cookery, cerca de Chinatown. Probamos tres platos, y los tres estaban de muerte. Sarang Cookery se especializa en la cocina nyonya, que es comida malaya con influencias chinas.

Vi que ofrecían clases de cocina por 250 MYR (unos 52 euros), así que me apunté. Suele haber clases para grupos pequeños, pero aquel día yo fui la única alumna. La clase duró unas cuatro horas, y aprendí a cocinar cuatro platos: rendang chicken (pollo al curry con leche de coco, mi favorito), assam pedas fish (pescado picante), belanda (huevo frito con canela y tamarindo, muy curioso) y curry puffs (empanadillas fritas de patata y curry).

img_1957

Mi profesora friendo los curry puffs

Me resultó muy interesante utilizar ingredientes tan exóticos para mí como lo pueden ser la citronela  (también conocida como limoncillo), la cúrcuma o el tamarindo. Otros ingredientes básicos en estos platos eran el chile, el jengibre, el comino y el ajo. Todos los platos eran muy sencillos de realizar, y una vez terminada la clase pude sentarme en una mesa del restaurante a probarlos todos con un poco de arroz.

img_1959

De izquierda a derecha: curry puffs, belanda, pescado assam pedas y pollo rendang

 

Dirección: 8, Jalan Galloway, Bukit Bintang (cerca de Chinatown).

Tour por Little India y Chinatown con Food Tour Malaysia

img_1902

Mirad el colorcito que tienen mis dedos

Aparte de pasarme horas en Internet buscando platos que probar y las mejores zonas para comer, yo estaba empeñada en encontrar un tour que me llevase por la ciudad probando comida callejera. La mayoría de los tours eran carísimos, excepto el de Food Tour Malaysia, que consistía en caminar por Little India y Chinatown durante algo más de tres horas, por 110 MYR (unos 23 euros).

El tour me gustó mucho gracias a nuestro guía, Charles, que aparte de ser muy simpático no se limitó a llevarnos de un sitio a otro probando comida, sino que también nos habló de los dos barrios que visitamos y nos contó muchísimas cosas sobre la ciudad. Empezamos sentándonos en un restaurante al aire libre en Little India, en el que comimos pollo al curry con las manos, al estilo hindú. Después probamos varios dulces: unas bolitas dulcísimas en un restaurante hindú, pisang goreng, que es un plátano rebozado y frito y el cendol, una especie de sopa fría hecha con leche de coco y fideos verdes hechos con harina de arroz. Lo que más me gustó fue el cendol, que es muy refrescante y dulce.

img_1840

A ver quién es el primero que encuentra el postre Cendol con sus fideos verdes

Después de Little India tomamos el metro y bajamos en Pasar Seni, en Chinatown. Yo ya estaba llenísima, pero todavía nos quedaban dos paradas gastronómicas. Primero visitamos el mercado, que consiste en varias callejuelas cubiertas, entre Jalan Petaling y Jalan HS Lee -no lo confundas con los puestos de baratijas de Jalan Petaling.

img_1914

Versión café “take away” malaya

Una vez en el mercado nos sentamos afuera de una pequeña cafetería regentada por un señor muy mayor, que nos sirvió café en una bolsa de plástico. Charles nos contó que para preparar esta bebida tuestan los granos de café con mantequilla -como lo lees.

img_1923

Noodles en Kim Lian Kee

Por último salimos del mercado y nos sentamos en un restaurante chino llamado Kim Lian Kee. Este restaurante lleva más de 80 años sirviendo su plato más conocido: los oscuros noodles hokkien, cocinados con salsa de soja. Probamos varios platos más de noodles muy buenos, pero la verdad es que mi restaurante favorito sigue siendo Sarang Cookery.

 

Aquí termina mi pequeña guía de qué comer en Kuala Lumpur. Si vas a visitar Malasia seguramente también vayas a viajar a Penang, que según algunos malayos tiene todavía mejor comida que la capital, así que me das mucha envidia. Y si no tenías pensado conocer Kuala Lumpur, no te lo pienses: tus papilas gustativas te lo agradecerán. 

 

TAGS
RELATED POSTS
3 Comments
  1. Responder

    David

    8 Diciembre, 2016

    como la tortilla de patatas no hai`na.

    • Responder

      En la otra punta del mundo

      8 Diciembre, 2016

      Jajaja, claro, claro, ¿cuántas tortillas de patatas come usted al año?

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a mi blog y recibir los nuevos posts en tu correo.

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Viaja por poco dinero
  • Sumérgete en otras culturas
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
x

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Viaja por poco dinero
  • Sumérgete en otras culturas
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
x