Viajar Voluntariado

Una visión más realista de por qué deberías utilizar Couchsurfing y hacer Voluntariados

By on 25 Octubre, 2016

En muchísimos blogs puedes encontrar listas de recomendaciones para ahorrar dinero mientras viajas. Este tipo de artículos siempre sugiere utilizar Couchsurfing, que consiste en alojarte en casas de desconocidos de manera gratuita, y diferentes páginas web de voluntariados como Workaway, HelpX o WWOOF.

Yo he empleado ambas herramientas al viajar, y encuentro que aunque las dos tienen una serie de ventajas e inconvenientes, creo que cada una destaca por motivos muy diferentes.

De hecho, me gustaría que hicieras una cosa: olvídate de que Couchsurfing y Workaway son maneras de viajar gratis.

Son mucho más.

Para empezar, las diferencias entre estas formas de viajar son abismales.

No solo eso, sino que a menudo recomendamos Couchsurfing o Workaway sin analizar en profundidad cómo son realmente las experiencias que se pueden tener utilizándolos.

De esta manera contribuimos a crear una imagen poco realista de estas maneras de viajar y a centrarnos solamente en sus ventajas económicas.

Con este post te voy a ofrecer una visión un poco más detallada y personal de los motivos por los que deberías utilizar estas plataformas más allá del de ahorrar dinero.

Pero además, como quiero que tengas una visión más realista de estas dos herramientas, también voy a hablarte de sus inconvenientes -que los hay.

CS_PrimaryLogoOrange10092012

Couchsurfing

Couchsurfing te permite encontrar gente en todo el mundo que te aloje en su casa gratuitamente. Esto puede ayudarte muchísimo cuando viajas por países caros. Si necesitas saber cómo funciona esta página web, en el blog Mi mundo en la mochila puedes encontrar toda la información.

Sin embargo, cuando utilizas Couchsurfing te das cuenta de que el hecho de no pagar por tu cama es casi lo de menos.

Por qué deberías utilizar Couchsurfing:

  • Te permite conocer mejor la cultura del país que estás visitando y te da acceso a situaciones y lugares que de otra manera no podrías conocer. Por ejemplo, cuando estuve en Santiago de Chile hace años, mis anfitriones me llevaron a la fiesta de cumpleaños de su amigo la primera noche que pasé con ellos. Allí hice una sangría, bailé reggaeton, comí un asado y probé una gran variedad de “tragos” chilenos.
427681_10151330876408979_1099574284_n

Asado en Chile con mis anfitriones de Couchsurfing.

  • Puedes utilizarlo para quedar con alguien una tarde y que te enseñe algo de su ciudad, sin quedarte en su casa.
  • Si viajas solo y no conoces a nadie, puedes acudir a uno de los Meetups que se organizan en muchísimas ciudades. Suelen ser encuentros en bares donde se reúnen gente local y visitantes. Cuando yo vivía en Inglaterra solía ir a estos encuentros, y precisamente de esta manera me hice un grupo de amigos españoles.
  • Puedes acudir a eventos de diferentes temáticas organizados por couchsurfers, por ejemplo para hacer yoga en el parque, visitar un museo, hacer un intercambio de idiomas, etc.

Desventajas:

Todo el mundo resalta la misma ventaja de Couchsurfing: te permite dormir bajo techo sin pagar. Sí. Pero esto no es tan sencillo, es más, lo más probable es que acabes pagando algo (aquí puedes leer un artículo sobre este tema en inglés que es interesantísimo).

  • Acabas gastando algo de dinero en agradecer el favor que te están haciendo. Por ejemplo invitándole a una cerveza o un café, haciéndole la cena una noche, o invitándole a comer por ahí. Yo he hecho estas tres cosas en diferentes ocasiones, porque si no sinceramente, me hubiera sentido como que me estaba aprovechando demasiado.
  • No siempre es fácil encontrar gente que quiera alojarte, como a mí me ha pasado en Japón. He enviado muchísimos mensajes personalizados a couchsurfers, y la mayoría no me han contestado.
  • No tienes ni la misma libertad ni la misma privacidad que si te quedas en un hostal, y esto puede quemarte un poco si te pasas varias semanas alojándote en casa de desconocidos todo el tiempo.
  • Puede ser que no conectes demasiado con tu anfitrión, lo cual puede hacer que estés algo incómodo. En una ocasión acorté mi estancia en la casa de mi anfitrión colombiano en Francia porque se pasaba todo el tiempo en su habitación follando con la otra couchsurfer alemana. Al menos ellos sí que conectaron bien.

workaway

Voluntariados

Antes que nada, me gustaría explicar brevemente cómo puede uno convertirse en voluntario durante sus vacaciones.

Primero debes elegir la organización que te va a proporcionar el voluntariado, como pueden ser WWOOF (para colaborar en granjas orgánicas), Workaway (donde encontrarás desde familias que buscan au pair a hostales que necesitan gente que haga camas) o HelpX (igual que la anterior, aunque el diseño de su página web no hace la experiencia del usuario muy sencilla).

Para utilizar sus servicios durante ya sea uno o dos años, debes pagar una cuota que puede ir de unos 12 euros (WWOOF) hasta 23 (Workaway). Por último tienes que ponerte en contacto tú mismo con los anfitriones y decidir tu fecha de llegada y cuánto tiempo vas a quedarte. ¡Ya está!

Gracias a WWOOF, yo he trabajado en una granja y en un albergue de montaña en Francia, y en una “chacra” (una granja en “argentino”) donde no había animales sino solo huerto, en la Patagonia argentina. A través de Workaway he trabajado en dos hostales y en un pequeño negocio familiar de dulces en Japón. Si quieres conseguir más información sobre hacer voluntariados, puedes consultar este post de Mi vida en una mochila.

Por qué deberías hacer un voluntariado:

  • Ésta es sin duda la manera más efectiva de ahorrar el máximo de dinero posible. Sin embargo, hay que tener en cuenta que tanto las horas de trabajo, como las condiciones de alojamiento y la comida van a variar de un lugar a otro -por ejemplo en algunos lugares no ofrecen comida, o en países como Nepal te suelen pedir cinco dólares por día. Aun así, es posible encontrar voluntariados que ofrezcan una cama de verdad, tres comidas al día y dos días libres a la semana -esto último es más raro, y lo más común suele ser tener un día libre.
  • Los voluntariados pueden durar semanas o meses. Es decir, mucho más de lo que podrías quedarte en la casa de alguien a través de Couchsurfing.
  • Haciendo voluntariados puedes llegar a hacer cosas que no sabías ni que existían o que normalmente no están al alcance de un extranjero como tú. Por ejemplo, cuando estuve en una isla en el sur de Japón participé en un festival sintoísta. O cuando estuve en la Patagonia argentina con WWOOF, acudí a un Encuentro de Mujeres durante tres días, conocí a la gente más hippie e interesante que nunca hubiera podido imaginar y utilicé un baño seco durante dos semanas.
538662_10151330289098979_1973277402_n

Aquí es donde los voluntarios desayunábamos, en mi voluntariado en la Patagonia argentina con WWOOF.

  •  Te permite conocer una nueva cultura de manera más profunda que si haces Couchsurfing, porque no solo vas a convivir con una familia o grupo de personas, sino que vas a vivir sus vidas: si tus anfitriones son granjeros, tú vas a ser granjero también. Si tus anfitriones son profesores en una escuela, tú vas a ser profesor también.
  • Según el país en el que hagas el voluntariado o el proyecto que elijas, puedes comprometerte con causas que realmente merezcan la pena y que para ti sean importantes. De todas formas, pienso que si éste es tu caso es importante no tratar el tema de la solidaridad en países más pobres con frivolidad, y recomiendo leer artículos como éste para reflexionar sobre nuestra responsabilidad como voluntarios.
  • Otra cosa muy interesante de un voluntariado es precisamente conocer otros voluntarios. De hecho, el llevarte bien, regular o mal con los demás voluntarios va a afectar muchísimo a tu experiencia, pero por suerte lo más normal es que no tengas ningún problema con nadie, más bien al contrario.
img_0537

Con los demás voluntarios, de Argentina y los Estados Unidos, en Kioto.

Desventajas:

  • Lo más común es que tus anfitriones no te expliquen nada al principio porque están muy ocupados, y que a ti te de un poco de reparo ponerte a preguntar nada más llegar por las horas de trabajo, la hora de la comida y los días libres. De hecho, normalmente son los otros voluntarios quienes te guían los primeros días. Así que al comenzar tu voluntariado tú no tienes ni idea de nada y te sientes bastante desorientado.
  • En los voluntariados nadie te va a explotar, pero en unos trabajarás más que en otros.
  • En muchos sitios tus anfitriones no te van a decir claramente cuántas horas de trabajo puro y duro vas a hacer. Por lo tanto, si te piden que hagas alguna tarea extra, es probable que acabes haciéndola aunque no te toque realmente, porque no quieres quedar mal y decir que no.
img_1440

Recoger pelos no era mi tarea favorita, la verdad.

  • Muchos anfitriones son muy desorganizados. En un par de días en su casa verás que incluso tú tienes más visión de negocio que ellos -en caso de que estés ayudándoles con su negocio-, pero como no quieren gastar en empleados y en recursos, su empresa es un desastre. Esto puede repercutir en tu trabajo: puede que te pidan que hagas cosas que no tienen sentido desde un punto de vista empresarial o que tengas demasiado trabajo.
  • Tienes que comprometerte a quedarte en el mismo lugar durante un periodo de tiempo, mientras que esto no sucede cuando vas por ahí de hostal en hostal o haciendo Couchsurfing. Yo nunca he hecho un voluntariado de más de dos semanas porque no quería arriesgarme a que no me gustara y porque quería ver más sitios a lo largo de mi viaje. Sin embargo, mucha gente pasa tres, cuatro semanas o incluso más de un mes en el mismo sitio, lo cual les permite llegar a conectar mucho más con el lugar y la gente con la que estén trabajando.

 

Conclusión:

Como ya ves, la principal ventaja que yo encuentro a estas dos maneras de viajar no es tanto el hecho de que te ayuden a ahorrar, sino que enriquecen muchísimo tu viaje, te proporcionan experiencias únicas y te ayudan a aprender sobre el país que estás visitando.

En mi opinión, lo mejor es:

  • Utilizar Couchsurfing en ciudades, para quedar con gente de manera puntual o acudir a encuentros.
  • Hacer voluntariados de dos o tres semanas en zonas menos turísticas o en el campo.
  • Combinar las dos cosas en un mismo viaje -a ser posible.

 

14691264_1884492705112677_5786824738946547528_o-1

Cuando participé en el festival sintoísta en Japón: cosas surrealistas de los voluntariados.

Yo personalmente, no haría un viaje largo alojándome solamente a través de Couchsurfing ni haciendo voluntariados uno detrás del otro. Pero ya no concibo los viajes sin utilizar al menos una de estas plataformas, y no es porque me ayuden a ahorrar, sino porque mejoran mi experiencia como viajera.

Y tú, ¿has hecho algún voluntariado? ¿Cómo han sido tus experiencias con Couchsurfing? ¡Cuéntame qué manera de viajar prefieres!

 

TAGS
RELATED POSTS
4 Comments
  1. Responder

    Pablo

    27 Octubre, 2016

    Muy completo, muchas gracias! Saludos.

    • Responder

      En la otra punta del mundo

      28 Octubre, 2016

      Hola Pablo, gracias, ¡espero que te haya servido de ayuda este post!

  2. Responder

    María Jesús

    4 Noviembre, 2016

    No es que sea interesante lo que cuentas, que lo es, sino que TU eres la interesante. He tardado demasiado en descubrirte y ahora me descubro yo (me quito el sombrero) para saludar y admirar a la mejor sobrina. Hasta pronto.

    • Responder

      En la otra punta del mundo

      8 Noviembre, 2016

      Eso, eso, ¡la mejor sobrina! jajaja, pues nada, tienes unos cuantos posts por leer, ¡hay que ponerse al día!

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a mi blog y recibir los nuevos posts en tu correo.

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Viaja por poco dinero
  • Sumérgete en otras culturas
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
x

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Viaja por poco dinero
  • Sumérgete en otras culturas
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
x