Japón Voluntariado

Trabajando de Cenicienta moderna en una isla al sur de Japón

By on 18 octubre, 2016

img_1431

Cenicienta. Así, tal cual te lo digo. Recogiendo platos. Fregando platos. Secando platos. Tendiendo sábanas. Doblando sábanas. Planchando sábanas. Creo que ya lo habéis pillado. Podría seguir (haciendo camas, pasando la aspiradora, pasando la mopa, limpiando baños, sirviendo comida, recogiendo pelos japoneses que parecen multiplicarse), pero voy a parar.

He pasado dos semanas trabajando como voluntaria en un hostal en Ojika, una isla en la prefectura de Nagasaki, al sur de Japón. Es una isla que ni siquiera sale en la Lonely Planet. Ni en los mapas ni en la sección de viajes alternativos a lugares que no conoce nadie.

img_1372

Todas esas casas que se ven, son el hostal.

El trabajo era de ocho a doce del mediodía y después de seis a ocho aproximadamente. Por la mañana teníamos que limpiar las habitaciones y dejarlas preparadas para los nuevos huéspedes, tender y recoger toallas y sábanas, y fregar los platos del desayuno. Por la tarde había que servir la cena, fregar, y dejar las mesas preparadas para el desayuno del día siguiente. Entre medias teníamos tiempo libre para conocer algunas playas de la isla o ir en bici. Aparte de mí había otra voluntaria, Julie, una americana de 24 años que habla japonés, que me ha caído genial.img_1378

img_1392Este voluntariado ha sido muy diferente de los otros dos, ya que teníamos bastante que hacer. El pobre Taiyo, el dueño, estaba un poco desbordado por el trabajo, ya que apenas tiene personal que le ayude. Abrió el hostal hace un año solamente, y nos confesó que había llegado a pasar hasta cuatro meses seguidos sin un día libre. Su mujer, Akari, le ayuda un poco durante el día, pero tienen dos hijos pequeños y un bebé, así que está bastante ocupada también. La verdad es que teníamos que currar mucho, pero Taiyo era tan simpático, siempre diciendo holy moly cuando se estresabaalgo así como ¡Santo cielo!- que el trabajo se hacía llevadero.

img_1525

Julie y Taiyo cenando croquetas japonesas y tempura.

img_1538

Akari con Emma-chan.

Por otro lado, con este voluntariado he sentido por primera vez que formaba parte de una comunidad. Llegamos a conocer a bastante gente del pueblo gracias al bar-karaoke de la madre de Taiyo, y varios vecinos nos invitaron a Julie y a mí a cenar o comer con ellos en tres ocasiones diferentes. Otros nos llevaron a la playa a pescar con lanza -tela marinera- o a hacer body surf -fui incapaz de ir en línea recta más de 20 segundos.

img_1421

img_1394

También participamos en un festival sintoísta, el Matsuri, que se celebra en todo Japón en diferentes fechas. Fue interesantísimo. Varias veces a la semana nos juntamos con gente del pueblo a las ocho de la tarde en una especie de sala multiusos -osea, una sala con tatami, una cocina y vas que chutas. Allí practicábamos los dos bailes que íbamos a hacer en la calle el día quince de octubre. Los bailes me parecían a mí como una especie de zumba japonesa. En un baile utilizábamos unos palos con cascabeles en los extremos, y en el otro una especie de sonajeros de madera. Yo acababa rendida después de cada ensayo.

img_1396

ensayo

El día doce hubo una procesión por la calle principal. Los hombretones del pueblo tenían que bajar dos “santuarios portátiles” -así es como Taiyo lo explicaba- y guardarlos en una sala, donde debían permanecer dos días.

img_1452

img_1454

Detrás de estos santuarios iban varios grupos de niños bailando. Cuando llegó el día quince nos vestimos con un uniforme amarillo y rojo y nos pintaron la cara con la bandera de Francia (¿?).

img_1553

img_1561

img_1566Tomamos un chupito de sake y nos hicimos cientos de fotos con los demás, que iban vestidos con todo tipo de disfraces. Finalmente llegó el turno de hacer nuestra performance, y repetimos los dos bailes no sé cuántas veces hasta que llegamos al santuario en lo alto de la calle, y allí hicimos uno de los bailes delante de un grupo de señores y señoras muy mayores, algunos de ellos trajeados.

img_1540

Los “zapatos” que teníamos que llevar.

No he mencionado la comida. Aquí he probado algunos de los mejores platos de estos tres meses. Sushi casero. Tempura de verduras. Sashimi. Rollitos fritos. Todo estaba de muerte. Yo intenté aportar algo a la gastronomía familiar, y una noche hice tortilla de patatas -ya es la tercera que hago en este país- y sangría.

img_1584

Ésta es la cena que servíamos a los huéspedes, aunque nosotras a veces también comíamos sashimi -pescado crudo.

img_1526Toda esta experiencia ha sido como un regalo inesperado, porque yo no tenía pensado hacer este voluntariado. Más bien me vi “obligada” a hacerlo para ahorrar algo de dinero y dejar de gastar en alojamiento, pero me alegro muchísimo de haberlo hecho.img_1581

El último día me quedé muy sorprendida. Julie y yo nos sentíamos como si fuéramos los Beatles, diciendo adiós a trece o catorce personas que vinieron a despedirnos a la terminal de ferry. Un tío incluso se lanzó al agua, porque al parecer es una tradición nadar tras el ferry cuando alguien se va, aunque él solo se pegó un bañito.

img_1592

Aquí están nuestros fans, despidiéndonos en la terminal.

Tengo la sensación de que cada vez que entro en las casas y las vidas de la gente en Japón, voy abriendo puertas a costumbres y lugares que no podía ni imaginar.

Cuando me parece como que ya he conocido suficiente, entonces llegan otra familia y otra ciudad y  me trastocan mis esquemas mentales, porque sigue habiendo cientos de puertas por abrir aquí, y con cada una que abro el país va dejando marcas en mí.

TAGS
RELATED POSTS
6 Comments
  1. Responder

    isa

    19 octubre, 2016

    A pesar de lo que pienso solo por lo que has vivido en Japón merece la pena lo que estas haciendo.

    • Responder

      En la otra punta del mundo

      20 octubre, 2016

      Hola madre! Me alegro mucho de oír eso, de verdad 🙂

  2. Responder

    David

    20 octubre, 2016

    Japón es un país escepcional y su gente, fascinante. Cuando viajo me siento un poco cómo tú, llevàndome una pequeña parte de ese lugar, persona o experiencia en mi interior. Disfruta al máximo!!!!! Besos desde Barcelona!!!!

    • Responder

      En la otra punta del mundo

      20 octubre, 2016

      Hola David! Exactamente, al viajar te llevas algo intangible de ese lugar, y es como que tu mundo se hace más grande. Un beso para ti y Mireia!

  3. Responder

    María Jesús

    3 noviembre, 2016

    Leyendote dan unas enormes ganas de imitarte y lanzarse a conocer el mundo. Yo me conformaré, dadas las circunstancias, con entrar en tu blog y disfrutar con la lectura. Sigue así. Besos grandes para ti.

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a mi blog y recibir los nuevos posts en tu correo.

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Descubre qué son realmente los voluntariados
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
  • Viaja por muy poco dinero
x

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Descubre qué son realmente los voluntariados
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
  • Viaja por muy poco dinero
x