Qué pienso sobre... Viajar

Ocho tipos de viajeros

By on 21 Septiembre, 2016

img_4317Me he dado cuenta de que algunos viajeros que me encuentro por ahí me resultan familiares. Claro. Es que, hasta cierto punto, muchos viajeros pueden clasificarse en varias categorías. Yo me he centrado en clasificar a los viajeros que se van al extranjero, y especialmente en aquellos que se van por varias semanas o incluso meses.

1. La despistada

img_7039

Ésta es facilísima de describir. Soy yo. Ejemplo: en el 2013 hice un viaje corto al sur de Francia. En el taxi de camino al aeropuerto a las 6 de la mañana, me acordé de que me había dejado la tarjeta del banco en casa. Era demasiado tarde para volver a por ella. En el aeropuerto vi que no tenía saldo en el móvil. Al llegar a Marsella y acudir a la casa de la chica de Couchsurfing con la que me quedaba, me di cuenta de que le había dado mi número mal. Tuve que pedirle a un francés desconfiado que pasaba por ahí si podía usar su móvil para llamar a la chica. En otro viaje que hice en China me dejé la tarjeta en el cajero. Hace años, en Inglaterra, fui al aeropuerto equivocado, con lo cual tuve que comprar otro vuelo. De un año para otro se me olvida lo que hago en los viajes, cuánto costaban las cosas, qué sitios vi, etc.

Lo malo de ser despistada es que a menudo no te enteras de ofertas o billetes de tren especiales con los que te ahorrarías un montón. Los despistados no tenemos excusa, pero creo que nacemos así, un poco en la parra.

2. El sabelotodo supercool insoportable

Este no tiene secretos. En los primero cinco minutos que pases hablando con él (porque suele ser hombre) te va a contar cómo se dislocó el hombro en Bolivia, cómo le hizo llorar a una niña en China con solo mirarla, te va a decir qué tienes que ver en Camboya, te explicará que los noodles que estáis comiendo son muy parecidos a unos muy típicos en Vietnam, te dirá que todavía lleva monedas de Mongolia en la cartera -fíjate tú qué gracioso- y te informará de que él no va a ciudades porque todas son iguales.

El sabelotodo no quiere saber nada de ti. El sabelotodo solo quiere que tú sepas que él es un hombre de mundo y que ha estado en tropocientos mil países y ha vivido miles y miles de situaciones al borde de la muerte.

Él no te hará ni una sola pregunta, a menos que sea para dejarte mal. Tengo un ejemplo muy bueno: el español imbécil que me encontré una vez en Chile. Este tío simpático me preguntó si le podía dejar mi pasaporte para ver cómo me habían colocado los sellos en las aduanas. Después de mirarlo me lo devolvió y dijo “Lo tienes todavía bastante vacío, ¿no?” Luego me preguntó si sabía qué bancos eran mejores en Chile para sacar dinero, y cuando le dije que no, me regaló la siguiente observación: “Muy preparada vas tú.” Cuando comenté que acababa de venir de Tilcara, en el norte de Argentina, me soltó “Ah, el sitio más feo de esa zona.” Al rato me dijo que no sabía si mi mochila pequeña (de cuero) demostraba que había viajado mucho o que había viajado poco.

Y sí, en cinco minutos me contó sobre sus aventuras en una estación de autobuses en Bolivia y en varios otros países, y me dijo eso de que él va a ver naturaleza porque todas las ciudades son iguales. Pero curiosamente me dijo que el lago Titicaca le recordaba al Mediterráneo.

Yo evito este tipo de viajero, pero a la vez me encanta escucharles. Es fascinante observarles pavonearse.

3. La viajera madura

La ves en el hostal, sola. Ronda los 50. Se apunta a todas las excursiones. Sube sus fotos a Facebook porque todos sus amigos están pendientes de sus aventuras en Tailandia o las Filipinas. Es gente divertida e interesante. Creo que nunca me he encontrado un viajero maduro y pesado que no pare de darte la lata, como aquellos estudiantes de 60 y pico años que había a veces en la universidad, que siempre tenían alguna pregunta y alguna batallita que contar.

4. Los jóvenes imberbes

206632_10151330284403979_401953271_n

La chica de la derecha es la alemana de 19 años que viajaba sola por Sudamérica.

Hay una cosa que los jóvenes imberbes seguramente no sean. Los jóvenes imberbes seguramente no sean españoles. Puede que me equivoque, pero pocos españoles de 18 años he visto yo viajando solos por ahí. Lo más seguro es que sean canadienses, australianos, alemanes, franceses, británicos o americanos. Recuerdo haber conocido a una chica alemana de 19 años que viajaba por Argentina y quería llegar hasta Cuba, ella sola. Y no sabía español.

El joven imberbe tiene muchas ganas de comerse el mundo. Algunos apuntan maneras de sabelotodo insoportable, pero la mayoría simplemente está disfrutando. Yo, con 31 años, flipo con ellos, porque cuando yo tenía su edad nunca me hubiera ido de viaje sola, por muchos motivos.

5. El viajero alternativo

¿Piensas que eres un viajero aventurero, independiente y que siempre vas a los lugares menos turísticos? Deja de soñar. El viajero alternativo te da mil y dos mil vueltas. El viajero alternativo va por ahí en autostop o en bici y duerme en su tienda de campaña. No lleva rastas, no va vestido de un estilo en concreto, su móvil no es un IPhone.

Ejemplo: un francés que conocí una vez en el norte de Chile (en el mismo sitio donde conocí al sabelotodo imbécil). Le pregunté cuánto tiempo llevaba viajando, y se quedó medio confundido un segundo. “¿Viajando? Siete años.” Hablando de los sitios que habíamos visto por la zona me dijo que él no pagaba por ver naturaleza -tal vez tenía un ramalazo de sabelotodo, no sé.

Los viajeros sabelotodos insoportables quieren con todas sus fuerzas ser auténticos viajeros alternativos. Pero los verdaderos viajeros alternativos nunca, nunca se chulean ni dejan mal a los que viajan de una manera más convencional.

6. Los estresados que lo tienen que ver todo

Yo diría que los estresados son a menudo parejas, aunque no siempre. Los estresados se van diez días a Japón, con su maletona gigante, y en diez días visitan diez ciudades. Se estudian todas las guías habidas y por haber del país, y tienen que ver cada castillo y cada templo. Vuelven a casa destrozados, y necesitan varios días para recuperarse de sus vacaciones.

7. El informático

Llevas varios días cruzándote con él en el hostal, y nunca le has visto hablar con nadie. Está siempre o con el móvil o con el ordenador, absorto en su pantalla. Es como si viviera en su burbuja y las personas a su alrededor fueran invisibles. ¿Será informático de profesión? ¿Será hacker? Es probable que nunca lo sepas, porque su boca permanece siempre sellada.

En realidad todos somos un poco así hoy en día. Basta con pasearse por cualquier sala común de un hostal. Nadie se mira, y casi todos se comportan como niños que obedecen la norma de “no hables con extraños”.

8. Los viajeros repetidos

img_0978

Aquí estoy yo con los tres israelís que conocí en Kioto.

Con los viajeros repetidos me refiero a viajeros de ciertas nacionalidades que suelen hacer ciertos tipos de viaje. Por ejemplo, los israelís que hacen un viaje largo por América Latina o Asia porque acaban de terminar su servicio militar. O los franceses que se van a Australia seis meses con la Work and Holidays Visa. O los chilenos que obtienen esta misma visa para Nueva Zelanda. O los neozelandeses que se van a Europa a hacer lo que ellos llaman su O.E. (“overseas experience”, o “experiencia en el extranjero”). Si viajas un poco lejos seguro que te encuentras alguno de esos viajeros.

En otras páginas web hay otras listas con diferentes tipos de viajeros, por ejemplo la de Daniel Tirado en Viajando sin papel higiénico (oye, cómo mola el nombre de este blog), la de Wasabi Humor, que tiene un vídeo muy gracioso en YouTube sobre este tema, o la lista de Travesías, que coincide con la mía en algunas categorías.

Qué, ¿falta alguna categoría más? ¿Te sientes identificada con alguna? ¡Deja un comentario ahí abajo y me cuentas!

TAGS
RELATED POSTS
12 Comments
  1. Responder

    Laura Roberts

    21 Septiembre, 2016

    Isabel!

    Un blog muy gracioso, me ha encantado :)! Y me ha dado que pensar…. creo soy, a partes iguales, viajera despistada y viajera estresada. Una combinacion poco ideal!

    Un beso, laura

    • Responder

      En la otra punta del mundo

      21 Septiembre, 2016

      Hola Laura! Jeje, me alegro de que te haya gustado! Claro, puede haber combinaciones de varios tipos -y más tipos de viajeros aparte de los que yo he puesto. Así que despistada y estresada.. suena como a opuestos, pero se puede estar pendiente de verlo todo y olvidarse de cosas a la vez. Un beso!

  2. Responder

    is

    22 Septiembre, 2016

    HOLA. me he reido mucho, que razón tienes en muchas cosas, yo me considero una viajera convencional, pero eso sí no pretendo verlo todo, al contrario me estresa muchísimo querer verlo todo y me encanta ver ciudades, disfruto viendo edificios, portales, ventanas, colarme en los zaguanes y ver los patios de vecinos, las escaleras, e imaginarme viviendo en su interior, transportarme a otra epoca y pisar el suelo que tanta gente antes que yo ha pisado, caminar más que entrar en museos, como bien sabes por toda la gente que te has encontrado la diversidad es lo que hace tan interesante a las personas, sigue observando y ya nos cuentas. Besos

    • Responder

      En la otra punta del mundo

      22 Septiembre, 2016

      Hola madre! Pues a mí me gusta exactamente lo mismo, meterme por los portales, ver museos sobre cómo vivía la gente aquí antiguamente, quedarme en casas en vez de en hostales (aunque esto no siempre es posible). Sí, es fácil estresarse un poco con querer ver un montón de cosas, pero normalmente te marca más la gente que conoces que visitar monumentos -la gente es como otro tipo de monumentos. Un beso mamá!

  3. Responder

    R. Limbao

    24 Septiembre, 2016

    Me ha encantado la entrada, me he reído leyéndola. Espero no acabar siendo un viajero sabelotodo, por ahora me identifico un poco con la categoría de joven imberbe pero seguramente acabe identificándome con la de viajero despistado.

    • Responder

      En la otra punta del mundo

      24 Septiembre, 2016

      Hola! Me alegro de que te haya gustado!! jeje, los viajeros sabelotodos tienen también su interés, lo malo es cuando se ponen bordes y quieren dejar mal a los demás. Cuando he leído que te identificarías con “viajero despistado” entendí “viejo despistado”, jaja. Sí, creo que muchos somos viajeros despistados, supongo que es normal estar un poco perdido cuando sales de tu país. Un saludo!!

  4. Responder

    María José Gallego Ferre

    26 Septiembre, 2016

    Me ha encantado,me hace mucha gracia las descripciones q haces,yo creo q soy una mezcla de todo,cuando voy a un lugar quiero verlo todo,aunque sea agotador porque pienso,si ya no vuelvo aquí y no veo tal cosa ya no la veré porque no volveré,preferiré conocer otros lugares,tb soy de las q me gusta mezclarme con la gente del lugar,conocer sus vidas,sus costumbres,su gastronomía,no me gustan nada los sabiondos ni los fanfarrones q cuentan a los mil sitios q han ido.Soy una viajera normal,porque viajar es de las cosas q más amo en la vida y me hace más feliz.Espero q nos sigas deleitando con tus historias,besos.

    • Responder

      En la otra punta del mundo

      27 Septiembre, 2016

      Hola María José!! Claro, creo que en general tenemos varios estilos cuando viajamos. Sí, me acuerdo cuando yo era más pequeña que Guillem y tú viajabais un montón y me daba una envidia! Has estado en un montón de sitios muy interesantes. Espero que te sigan gustando los posts! Un beso, ya nos veremos en Valencia!!

  5. Responder

    orgullomx

    27 Septiembre, 2016

    En la otro lado del mundo está México te espermos

    • Responder

      En la otra punta del mundo

      27 Septiembre, 2016

      Uy, no me lo digas dos veces!! Muchas gracias!!

  6. Responder

    orgullomx

    27 Septiembre, 2016

    De nada saludos

  7. Responder

    holaines

    22 Octubre, 2016

    me ha hecho reír bastante, gracias jajaja. Pucha yo tenia una chica de intercambio por 3 meses, y ella definitivamente era un numero 6!!!

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

Sígueme en Twitter