China Qué pienso sobre... Ser extranjero

Cuando vives en el extranjero

By on 17 agosto, 2016
Parque en Chengdu, China.

Parque en Chengdu, China.

Cuando vives en el extranjero durante un tiempo algo en tu cuerpo comienza a cambiar. Te conviertes en una especie de ser bicéfalo,  en una criatura con dos cabezas que miran hacia lados opuestos. Has vivido tantas experiencias nuevas y extrañas que tu alma se ha descompuesto y estirado como un chicle, ayudándote a comprender cosas que antes te parecían incomprensibles.

Cuando vuelves a casa tu corazón alterna la alegría infantil con la extrañeza. Te reúnes con tus seres más queridos con tanta euforia y emoción como si acabaras de volver de la guerra. Disfrutas de tu ciudad con los ojos de un turista ingenuo y te sorprendes con pequeñas cosas que antes dabas por sentado. Comes y bebes con un placer casi tántrico, como si hubieras vuelto a nacer, y gozas cada vez que escuchas esos acentos y expresiones que tan bien entiendes y recuerdas. Sin embargo, aunque las calles han cambiado un poco desde que te fuiste, todo lo demás parece inmutable. La mitad de tus amigos se fueron hace tiempo, y cuando te encuentras con los que aún siguen allí una parte de ti se siente como un alienígena en su propia tierra.

Tus dos cabezas funcionan con códigos diferentes, el viejo y el nuevo, que se mezclan y te hacen preguntarte quién eres ahora. Entonces acudes a tus nuevos amigos y familiares, esas personas que sustituyen a tus orígenes por un tiempo y que ahora son parte de tu nueva rutina, y les preguntas “Pero bueno, ¿puede saberse por qué tengo dos cabezas? ¿En qué tipo de bicharraco me he convertido?“. Os miráis y reconocéis algo en los ojos del otro. Ellos, igual que tú, son un monstruo bicéfalo, de dos almas y dos códigos, y por eso os entendéis tan bien aquí, lejos de casa.

Así es, cuando te vas a vivir fuera naces una y otra vez, tu alma se divide y multiplica sin que te des cuenta, y consigues vivir varias vidas en una. Vivir en otro país te alarga la vida y disuelve tu personalidad en un caleidoscopio de personalidades que se adaptan a ese nuevo país. Vivir fuera te cambia aunque no lo quieras, y ya no vuelves a ser la misma.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a mi blog y recibir los nuevos posts en tu correo.

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Descubre qué son realmente los voluntariados
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
  • Viaja por muy poco dinero
x

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Descubre qué son realmente los voluntariados
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
  • Viaja por muy poco dinero
x