China Trabajando en China

Quedarse en este país que dice estar en el centro del mundo

By on 21 enero, 2014

Imagen

Hacía cosa de un año sabía exactamente cuántas entrevistas de trabajo había tenido en mi vida. Creo que para enero del 2013, había tenido tres en total. Ahora mismo no tengo claro cuántas han sido realmente, pero lo que sí sé es que en ninguna me habían dicho que mi currículum o mi “trayectoria profesional” era como un patchwork, osea, que constituía un conjunto de experiencias laborales más bien dispares, unidas de manera aparentemente ilógica. ¿Es eso lo que he estado haciendo los últimos tres años, confeccionar un currículum estilo “colcha de la abuela”?

La buena noticia es que, patchwork o no, justo al principio de las vacaciones de Navidad conseguí un trabajo como profesora de Primaria en un colegio medio chino medio internacional. Todo ha sido a través de un compañero de trabajo que se fue allí el mes pasado, y me sugirió como posible candidata. Lo extraño es que el motivo real por el que ha surgido esta vacante es bien siniestro. La profesora a la que sustituyo es una mujer sudafricana de unos cincuenta años, casada con otro profesor de la misma escuela. El trimestre pasado ambos sufrieron una gran tragedia: el hermano de su marido fue asesinado por un disparo, en Sudáfrica. Poco después decidieron volver a su país, y allí están ahora, desde hace una semana. Así que si no hubiera sido porque este desconocido ha muerto a miles de kilómetros, de una manera tan brutal, es muy probable que yo siguiera en mi anterior trabajo. Prefiero no pensarlo, prefiero creer que me merezco esta buena suerte, aunque en realidad no sé si es suerte o un azar totalmente aleatorio lo que me ha llevado hasta donde estoy.

En este colegio trabajo en la Multicultural Division, donde los profesores son en general americanos o ingleses. En cada clase hay asignado un profesor extranjero y otro chino -que siempre es una mujer.  El profesor extranjero da inglés, humanidades y ciencias, y el chino enseña mandarín y matemáticas.

Aquí los niños hacen cosas peculiares. El colegio es peculiar. Todas las mañanas una enfermera les toma la temperatura por si acaso estuvieran enfermos o contagiados tal vez de gripes aviares y cosas por el estilo, y los lunes antes de las clases comienza la ceremonia de izar la bandera china. Yo no sé ni dónde está esa bandera, pero seguro que es bastante grande. Cuando los niños hacen fila para ir al comedor, por ejemplo, se dividen en chicas y chicos, y el Line leader del día cuida que estén bien colocados y en silencio. Podríamos decir que la decoración y el estilo del colegio es hortera: macetas de cerámica con plantas y flores como si eso fuera un jardín botánico, adornos dorados en el techo, mármol blanco. Y la bandera siempre en clase, más uno de esos Mapamundi donde el continente americano está a la derecha en vez de a la izquierda. Y donde Taiwán es parte de China. Los padres están totalmente obsesionados con la educación de sus hijos y con las notas que sacan. Tanto, que tienen el teléfono de los profesores chinos, y a veces les llaman para preguntar por las notas y para que les digan en qué ha fallado exactamente el niño o la niña en el examen. El otro día tuve dos padres que vinieron adrede para ver el examen de sus hijos y hacer fotos con el móvil a cada hoja. Luego en casa repasan con el angelito para que la próxima vez no cometa esos errores.

Me alegro mucho de estar por fin en un trabajo más o menos normal -todo lo normal que puede ser trabajar en un colegio subvencionado por el partido comunista-, y por suerte los demás profesores son todos muy majos. De momento voy a trabajar aquí hasta julio del 2015, pero me pregunto cuánto tiempo más me quedaré. Siento que tengo que dejar de tejer este patchwork inconscientemente y quedarme, permanecer en un lugar por un tiempo, a ver qué pasa.

TAGS
RELATED POSTS

LEAVE A COMMENT

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a mi blog y recibir los nuevos posts en tu correo.

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Descubre qué son realmente los voluntariados
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
  • Viaja por muy poco dinero
x

DESCARGA GRATIS mi guía con los "3 pasos para encontrar tu VOLUNTARIADO ideal"

x

Te regalo mi guía de

3 pasos para encontrar tu voluntariado ideal

  • ​Descubre qué son realmente los voluntariados
  • Encuentra el voluntariado que más se ajusta a ti
  • Viaja por muy poco dinero
x